lunes, 20 de mayo de 2013

QUÉ ES UN BANCAL

Hola amigos.

En los últimos artículos que he subido os he hablado de cómo hacer un bancal, cómo elegir su ubicación... Pero muchos de los que consultáis este blog os podréis hacer la pregunta de ¿Qué es un bancal?.

Desde mi punto de vista, y por lo tanto lo que yo aplico a mi huerto, un bancal es la unidad de cultivo de mi huerto. Es decir, donde voy a cultivar una especie, que se maneja independientemente de los demás bancales del huerto. Yo lo planteo de esta forma porque me resulta más fácil a la hora de cultivar, regar, recolectar,... Además es más fácil plantear rotaciones de cultivos.

El bancal puede ser con límites o sin límites, como es mi caso. Es común ver los bancales cerámicos, en los cuales se emplean rasillones para limitar el bancal en su perímetro. Con ésto se consigue levantar la altura del bancal y evitar la invasión de malas hierbas. Yo no aplico este sistema porque para mi forma de trabajar el huerto sería más dificultoso. De cualquier forma no descarto aplicarlo en un futuro pues tiene muchas ventajas.

Las características de un buen bancal son las siguientes:

1.- Rico en nutrientes, es la base de una buena producción por parte de las plantas.

2.- Buena textura, ya que de ella dependerá la capacidad del suelo para retener agua y nutrientes, para permitir la circulación del aire, para eliminar el exceso de agua,... Lo ideal sería una textura esponjosa, es decir, que al "apretarla" se comprimiera, y al soltarla volviera a su forma original.

3.- Con una buena profundidad, ya que se permitiría un buen desarrollo de raíces, habría más nutrientes disponibles y también más humedad aprovechable por la planta. Una profundidad muy aceptable y suficiente rondaría los 40 cm.

Si no conseguimos en un principio estas características en los bancales de nuestro huerto debemos modificar las características originales para acercarnos en la medida de lo posible. ¿Cómo lo conseguimos?.

En el caso de mejorar los nutrientes, añadiendo abonos minerales, estiércol, compost.

Para mejorar la textura, añadimos estiércol o compost. Si nuestro huerto tiene un suelo arcilloso, podremos añadir arena, y si por el contrario, es arenoso, añadiremos arcillas o limos.

El aumento de la profundidad es fácilmente corregible si le añadimos más tierra, pudiéndola extraer de otras zonas de nuestro huerto, por ejemplo de los pasillos que hay entre nuestros bancales.



Espero haberos sido de utilidad.

Un saludo y hasta otra ocasión.

Recordad que, a pesar de todo, el huerto es fácil.