jueves, 20 de junio de 2013

EL CULTIVO DE HABAS. RECOLECCIÓN DE SEMILLAS

Hola amigos.

Con el siguiente artículo os hablaré de cómo realizo la Recolección de semillas de habas con objeto de tener simiente para la siembra de próximas campañas.

Si habéis consultado el blog, en artículos anteriores os hablaba del cultivo de habas. Pues bien, en mi caso, las habas en mi huerto tienen dos usos principales, por un lado la obtención de vainas para su consumo, y por otro, el uso del cultivo para abonado en verde. Pero hacer estos dos usos del cultivo es necesario realizar la siembra de las habas, y para ello se necesita simiente.


El cultivo de habas
Plantas de habas: fase final del cultivo
Estos años anteriores he realizado la siembra con semillas de habas que puse en otro huerto hace ya cuatro años, y tengo que decir que no he notado fallos considerables en la germinación a pesar de la edad de las semillas. Como ya van escaseando, este año he dejado un bancal del huerto con las habas, para que madurasen las vainas y poder obtener semillas. En el bancal ocupado por estas habas se iban a poner los calabacines, así que el 26 de mayo levanté el cultivo. En ese momento las vainas estaban aún un poco verdes ya que como el año viene como viene (muchas lluvias y fresco), el cultivo estaba un poco retrasado. A pesar de todo, dejé las matas reservadas y expuestas al sol con la intención de que se secaran convenientemente las legumbres.
 
El cultivo de habas
Vainas secas de habas


Como ya he considerado que estaban en su punto, de hecho las vainas se estaban comenzando a abrir, he procedido a la extracción de las semillas, que como veis tienen muy buen aspecto. El tamaño final de la legumbre suele estar entre los 20 y 25 cm, e incluso más, y contienen de 6 a 10 semillas por vaina.

El cultivo de habas
Semillas secas ya extraídas
La extracción la he hecho de forma manual, abriendo cada legumbre y separando las semillas de las vainas. También podría haber depositado las vainas sobre una solera de hormigón, y tras pisarlas, recoger las semillas. De esta última forma, no hay peligro de dañar las semillas, pues son muy duras, aunque tampoco es cuestión de ponerse a saltar sobre ellas.

Y de esta forma, he conseguido tener una buena cantidad de semillas de habas para próximos años.



Espero que os sea útil este artículo y os resulte interesante.

Os remito además a mi canal de Youtube donde podréis ver vídeos sobre este y otros temas que espero también sean de vuestro interés.



Un saludo y hasta otra ocasión.

Recordad que, a pesar de todo, el huerto es fácil.